F1 2012
Kingdom Hearts 3D: Dream Drop Distance
King of Fighters XII
Super Pokémon Rumble
Mario Kart 7

F1 2012

Codemasters se acerca a su tercer juego de Fórmula 1 tras el debut en la temporada de 2010 (en consolas de alta definición y PC; la de 2009 en Wii y PSP), y es lógico esperar que el producto siga madurando, sobre todo del salto en calidad que s...

Kingdom Hearts 3D: Dream Drop Distance

Con el paso de los años y el lanzamiento de los juegos para distintas plataformas, la saga Kingdom Hearts se ha convertido en uno de los pilares de Square-Enix. Esta saga, que comenzó con la idea inicial de mezclan los mundos creados por Square ...

King of Fighters XII

Después de la tremenda decepción que supuso King of Fighters XII SNK Playmore se la juega con esta decimotercera entrega de la saga. Ya no hay margen de error y si la cosa no sale bien somos muchos los que pensamos que podría ser el fin de la c...

Super Pokémon Rumble

Aunque ya hemos visto a los populares Pokémon en todo tipo de juegos, en 2009 y para WiiWare apareció Pokémon Rumble, un título de acción del estilo Smash TV, Gauntlet o Diablo, para que lo entendáis, y que no tuvo demasiado éxito, al menos...

Mario Kart 7

Como en cada consola de Nintendo desde 1992, por fin la nueva portátil 3DS recibe su esperada ración de Mario Kart. Super Mario Kart (1992) para Super Nintendo, Mario Kart 64 (1996) Nintendo 64, Mario Kart: Super Circuit (2001) Game Boy Advance,...
Le Tour de France

Le Tour de France

PDFImprimirE-mail
15 Jul 2011
by Madeinjalisia

Un buen intento de hacer un simulador de ciclismo, pero que adolece de demasiados fallos y carencias.

 

 

 

 

Hace unos años, los chicos de Cyanide Studio se atrevieron con Pro Cycling Manager con uno de los deportes más minoritarios y con menos presencia en el mundo de los videojuegos, el ciclismo. Año tras año han ido mejorando su fórmula hasta haber convertido a su saga de mánager en la opción más recomendable para cualquier fan de esta disciplina y del ocio electrónico.

Por desgracia, esta serie nunca ha visto la luz más allá de los compatibles, privando así a aquellos que jueguen en consola de su ración de ciclismo. Si bien ha habido algunos intentos, ninguno de ellos alcanzaba las cotas de calidad mínimas exigidas. Ahora eso va a cambiar con la llegada de Le Tour de France para PlayStation 3 y Xbox 360, aunque en esta ocasión, el estudio se aleja de los mánager para aventurarse con un simulador. El resultado final es un juego que agradará y entretendrá a los seguidores de este deporte, pero que a pesar de recrear con bastante acierto la sensación de ser un ciclista profesional participando en el Tour de Francia, tiene demasiadas carencias que no pueden ser pasadas por alto.

 

La dura competición por el Maillot amarillo


Tras una breve secuencia introductoria hecha con imágenes reales, lo primero que nos llamará la atención es la escasez de modos que encontraremos. Podremos competir en el Tour o participar en etapas sueltas. No hay más modos, ni siquiera uno multijugador, ya sea online o local. Un grave error que se siente como algo ilógico e incomprensible en un título de estas características y que le habría hecho ganar varios enteros.

También se incluye un tutorial, pero resulta más bien inútil y poco práctico, por lo que a la hora de la verdad, será la experiencia que ganemos jugando al juego la que nos enseñe a jugar en condiciones.

Una vez estemos listos para adentrarnos en la competición, tendremos que escoger con qué equipo queremos participar, que a su vez será lo que determinará la dificultad. Mientras mejor sea, más fácil será ganar, haciendo que equipos como Saxo Bank sean especialmente recomendables para iniciarse. Por desgracia, a pesar de tratarse del juego oficial del Tour de Francia, no dispone de todas las licencias, por lo que veremos equipos con los nombres ligeramente cambiados.

Podremos escoger con que ciclista afrontar cada etapa, lo cual resulta algo bastante importante, ya que cada uno tiene sus propias características y especialidades. Que uno sea bueno escalando en las etapas de montaña no quiere decir que su rendimiento vaya a ser igual en una etapa llana, donde los esprínter brillan con luz propia.

Tendremos que superar las 21 etapas oficiales que forman el tour, recreadas con bastante fidelidad. Eso sí, en la mayoría es probable que solo juguemos el 25% de su recorrido total, ya que los programadores han decidido que como son muy largas, las secciones más monótonas se realicen mediante simulaciones, dejándonos a los mandos solo en los tramos que han considerado más interesantes y emocionantes. Esto es un arma de doble filo, ya que los más puristas hubieran preferido poder recorrerlas enteras. Lo ideal es que se hubiese dado la opción de escoger si jugar con secciones simuladas o no.

Las simulaciones también tienen otro efecto colateral, y es que en las de los tramos más largos llegaremos a esperar varios minutos mirando la pantalla sin hacer nada, mientras vemos bailar la clasificación. Además, deberemos de ajustar nuestra estrategia en las secciones jugables para que en las simulaciones nuestro corredor se comporte de una manera similar. Una vez ya en la carretera, los controles son simples. Nuestro corredor va avanzando automáticamente y las curvas las hace de manera automática también, por lo que solo podremos aumentar el ritmo, bajarlo, esprintar y movernos de un lado a otro del asfalto.

Le Tour de France


A pesar de que esto pueda parecer bastante aburrido al dar la impresión de que solo consiste en ir acelerando o frenando, la estrategia es algo fundamental para conseguir los objetivos que nos propongamos. Podremos ir por libre pasando del resto de nuestro equipo o colaborar con ellos para ganar, aunque recurrir a lo primero nos condenará al fracaso con toda probabilidad. La mentalidad de equipo es importante, ya que el que gane uno de nuestros compañeros es igual de satisfactorio y bueno que si lo hacemos nosotros.

Tendremos que planificar muy bien nuestras escapadas, contraataques y relevos para tener éxito, acciones que podremos coordinar a través del pinganillo o cara a cara si están cerca. Incluso será posible hacer alianzas con otros equipos para aumentar nuestras probabilidades de victoria. Por contra, la Inteligencia Artificial no está del todo bien trabajada, haciendo que nuestros compañeros de equipo no hagan lo que queramos, aunque nos confirmen que están en ello, echando por tierra todos nuestros esfuerzos. Esto es algo que desesperará a más de uno, ya que nos pasará más veces de las deseadas.

Para tomar con acierto estas decisiones, resultará vital tener en todo momento bajo control la condición física de nuestro ciclista, para controlar su riesgo de caída, su resistencia o su capacidad para realizar esfuerzos. Estos aspectos están debidamente representados con barras de distintos colores en la interfaz. Por desgracia, antes de las etapas no se nos ofrecerá un mapa con el recorrido para poder estudiarlo y así decidir nuestro plan de acción. Lo mejor en estos casos será consultarlo en alguna página de internet para no ir a ciegas.

Le Tour de France

La curva de dificultad es bastante alta, y cualquiera que no esté familiarizado con este deporte se verá intimidado y con poca idea de lo que tiene que hacer, por lo que le costará bastante adaptarse. Además, el juego no resulta ser precisamente fácil ni con los mejores equipos. Los momentos claves de las etapas, como las llegadas a meta, son bastante intensos, haciendo que suframos de verdad para conseguir una buena posición. Esto es especialmente notable en las etapas de montaña, las mejor recreadas sin duda. El ascenso a los distintos puertos se convertirá en todo un calvario y el mínimo fallo puede acabar en una caída que nos cueste la competición, haciendo las delicias de los fans al comprobar lo fielmente representadas que están.

En general, la sensación en carrera es la de estar ante un simulador que bebe mucho de las carreras de los juegos tipo manager, ya que es más cuestión de estrategia que de nuestra habilidad al manillar. Un poco más de libertad a la hora de manejar a nuestro corredor, como el poder tomar nosotros las curvas, no le hubiera hecho ningún mal. Todo resulta demasiado automático y más de una vez estaremos mirando a nuestro ciclista sin hacer nada mientras mantiene su posición en el pelotón.

Una Francia deslucida


Le Tour de France nos muestra los mismos parajes y escenarios reales que forman esta competición, aunque gráficamente queda todo un poco deslucido, dando como resultado un título que se deja ver sin problemas, pero que resulta algo pobre. Existe un popping bastante abundante y notorio, por lo que constantemente veremos cómo los diversos elementos lejanos van apareciendo ante nosotros de forma brusca y repentina a medida que nos vamos acercando a ellos.

Las texturas tienen poca resolución y son bastante simples, dando un aspecto emborronado y llano a los recorridos, aunque ganan algo de detalle en las etapas de montaña, siendo las más agradables a la vista y trabajadas con diferencia. El público por su parte, da la impresión de que son meros maniquís estáticos puestos para intentar decorar un poco. Si hubieran cambiado a las personas del público por un árbol o una farola probablemente no habríamos notado la diferencia.

El modelado de los ciclistas es bastante bueno, aunque adolecen de unas animaciones excesivamente rígidas, especialmente a la hora de tomar las curvas, además de que se les nota algunos dientes de sierra. En carrera habrá más de 150 ciclistas, siendo bastante gratificante adentrarse en el pelotón e ir sorteando corredores como buenamente podamos para colocarnos a la cabeza. Pero si hay demasiada sobrecarga de elementos en pantalla, veremos como el motor gráfico se resiente y como la tasa de imágenes por segundo pega algunos tirones.

En el apartado sonoro, la música resulta bastante limitada, monótona y repetitiva, llegando a convertirse en lo peor del título con diferencia. El doblaje está en inglés (con subtítulos en castellano), aunque tampoco dicen gran cosa ni los ciclistas ni los comentaristas, que no dirán más de dos frases en toda la carrera.

Le Tour de France

Conclusiones


Le Tour de France es un simulador decente, sobre todo para los seguidores de este deporte y que consigue transmitir con algo de acierto las sensaciones de participar en esta importante competición, pero que tiene una gran cantidad de fallos y carencias, siendo la más grave la falta de modos de juego, especialmente de un multijugador online. Son problemas que si los fans del ciclismo consiguen superar y perdonar, podrán pasar un buen rato recorriendo Francia para alzarse con el codiciado Maillot amarillo.
{mainvote}

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar